Ejercicios Para Embarazadas En Agua

El embarazo es una de las etapas de la vida de una mujer que está lleno de emociones encontradas, porque muchas veces, aunque estés feliz con tu embarazo, no puedes disfrutarlo como quisieras, debido a las molestias propias de los cambios morfológicos que tiene tu cuerpo en este periodo.

El dolor de espalda durante el embarazo, es, como el ángel de la guarda que nunca te abandona, ni de noche ni de día, la amplitud que deberán experimentar tus caderas, la hiperflexión de tus vertebras dorsos lumbares, hará que sin duda alguna, desees un buen masaje o quitarte la barriga en algún momento para poder tomar un descanso.

De ahí que durante el embarazo se adquieran algún tipo de mañas al dormir o al caminar que antes no tenías, dormir, rodeada de almohadas, dormir con una almohada entre las piernas o incluso, dormir totalmente boca arriba con par e almohadas en la espalda. De la dificultad de respirar, vendrán los ronquidos y más aun, los calambres por fallas circulatorias o incluso más dolor de espalda por lograr dormir, por el cansancio, de una forma que no puedes controlar. Es decir, te duermes, ¡sin saber ni cómo ni cuándo y zuas! El sueño te vence.

Resultado de imagen para emabarazo y natacion

Almohadas…

Durante el embarazo el uso e cierto tipo e almohadas, cervicales, o dorsales, donde se abrace y se sostenga la barriga y la cadera pueden ser muy beneficiosas. Intenta probar con una par de ellas, durante una semana y veras la diferencia en las dolencias de tu espalda, el material del cual están hechas las almohadas, también están muy arraigadas dentro de ti y de forma inconsciente, permitirán que tengas un descanso y un soporte mucho más preciso y solio a tu cuerpo.

Pero durante el embarazo, 9 meses, 40 semanas, no todo puede ser aliviado por las almohadas, ni queriendo, cuando el bebe dice a crecer y estirarse, todo tu cuerpo se modifica y puedes llegar a sentir tanto peso, que te hinchas, tus pies, manos, cara y brazos se pueden ver afectado por esta sensación.

Y cuando se llega a ese punto, no existe nada mejor, que la natación, para poder aliviar este tipo de tensiones musculares, óseas e incluso emocionales del mal descanso o de las presiones corporales durante el embarazo.

Natación y embarazo

¡Sumergirse en una piscina durante el embarazo es la gloria!, realmente, la sensación de libertad y de bienestar es increíble, porque mientras estas sumergidas en la piscina ya la espalda no duele, el agua, te “ayuda” con el peso de la barriga y todo vuelve a ser felicidad para ti.

Pero a nivel científico, no solo la emocionalidad y el disfrute que se ve desde fuera puede ser significativo, el hecho de estar dentro de una gran masa de agua, hace que se ejerza una presión a tu cuerpo, presión, que no estamos conscientemente procesando, porque el alivio y la liberación que se siente al estar allí, puede plenar el resto de tus sentidos.

Esa gran masa de agua, causa en ti una presión de varios kilos de peso, que al moverte distiende y masajea los músculos de todo tu cuerpo permitiendo la relajación y la liberación de tensiones, te ayuda a respirar mejor y de hecho cada vez más, veras como se alivian todas las tensiones y malestares que anteriormente sentías durante el embarazo. Esa presión aumentada además hace que al moverte suavemente dentro del agua puedan equilibrarse los pesos ejercidos por la hiperflexion de la columna.

Para ti será una sensación divina y gratificantes, y para tu bebe ni se diga, usualmente suele experimentar una temperatura muy elevada y al sumergirte en la piscina pues también siente un ambiente aireado y mucho más refrescante.

Ejercicios guiados

Resultado de imagen para emabarazo y natacion

La mayor recomendación de este espacio, deberá ser, el que cualquier tipo de actividad física durante el embarazo debe ser debidamente orientado y guiado. Sea cual sea el mes que transite tu gestación, deberás tomar esta precaución, fíjate que con todos los beneficios psico emocionales que tienes al introducirte en una piscina, también puedes experimentar calambres repentinos, una hipotermia violenta o incluso una sensación de ahogo dependiendo de la profundidad de la piscina. Las recomendaciones básicas, son, sumergirte en piscinas poco profundas, tener un salvavidas cercano o un guía o profesor entrenador de natación, con el cual puedes realizar algunos movimientos guiados de abertura de cadera, de inmersión y de respiración.

Y por último, si la temperatura del agua de la piscina no está temperada procura hacer algún tipo e movimientos de calentamiento previo, o de hacer una inmersión controlada, ya que el choque e temperatura o los movimientos bruscos, pueden generar un gasto violento del glucógeno disponible a nivel muscular y generar los calambres conocidos en las piscinas durante el embarazo. Recuerden que los calambres suelen ser muy frecuentes sobre todo en la noche, done la retractilidad muscular se ve afectada.

Toma en consideración, suplementar, con algunos multivitamínicos durante este tipo de ejercicios como el calcio, el magnesio y el zinc, los cuales te ayudan con la tensión muscular y además previenen la formación de aglomeramientos musculares durante la natación, estos suplementos deberán ser consumiros con regularidad por lo menos durante el tiempo que duren los entrenamientos guiados. Para hacer mucho más divertido tu espacio en el agua, pueden acompañarlo musicalmente y así el disfrute será mayor.

¡Hasta la próxima!!!

Lcda. Mary Rondón

Autora del Libro “Poderes Sanadores”

Deja un Comentario

Leer más
imagen: pesandose en la balanza
Errores para adelgazar que toda mujer comete

Ahora te mostrare cuales son los errores para adelgazar que toda mujer comete y que tienes que hacer para evitarlo,...

Cerrar